Viajing.

Guimarães, una ciudad en el Norte de Portugal que debemos visitar

26 agosto, 2020
Guimarães, una ciudad en el Norte de Portugal que debemos visitar

Con nuestro país vecino, Portugal, no sólo compartimos esta querida tierra que forma parte de la Península Ibérica, sino que además nos une una gran parte de la historia, ya que no fue hasta el año 1143 con la llegada al poder de Alfonso Henriques, el primer rey portugués, cuando Portugal alcanzó su independencia con la firma del Tratado de Zamora. Y justamente fue en la ciudad de Guimarães donde nació y se bautizó este rey portugués, hijo de españoles, que recibe el apodo de El Fundador, por lo que es considerada la cuna o el lugar de nacimiento de la nación portuguesa.

Una ciudad que tuvo el honor de convertirse en el siglo XII en la primera capital de la nación lusa y que la Unesco en el año 2001 declaró la zona de intramuros del centro histórico de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad por los valores de originalidad y autenticidad utilizados para su recuperación. Por ello cuando nos planteamos realizar un recorrido turístico por la zona norte de Portugal no podemos pasar de largo y dejar sin visitar esta maravillosa y milenaria ciudad que conserva todavía en cada una de sus piedras, de sus calles y sus edificaciones su encanto medieval. Para conocer la ciudad un buen punto de partida es la Colina Sagrada donde se encuentra el Castillo, declarado Monumento Nacional y elegido como una de las Siete maravillas de Portugal, su construcción data del siglo X y ha estado muy ligado a las luchas por la independencia del país. Otras edificaciones que podemos admirar son:

  • El Palacio de los Duques de Bragança. Construido en el siglo XV a modo de fortaleza por el primer Duque de Bragança, en el destacan sus torres almenadas y sus chimeneas cilíndricas. En su interior destacan las vidrieras de la capilla central, así como una fabulosa colección de tapices flamencos y alfombras persas.
  • Las murallas. Todavía quedan restos de las murallas que defendían esta ciudad medieval, en donde se puede leer la inscripción “Portugal Nació Aquí”.
  • Iglesia de San Miguel do Castelo. Su construcción, de estilo románico, data del siglo XIII. Según la leyenda local en esta iglesia habría sido bautizado el primer rey de Portugal.
  • Antiguos Paços do Consello o el antiguo Palacio Municipal. En este edificio del siglo XV coronado por almenas, se reunían los gobernantes para la toma de decisiones.
  • Iglesia y Colegiata de Nuestra Señora de Oliveira. Declarada Monumento Nacional, fue fundada en el siglo XII, siendo un lugar de peregrinación y paso importante en el Camino de Santiago. Actualmente la Colegiata alberga el Museo de Alberto Sampaio, el cual acoge importantes obras de arte religioso, pinturas y esculturas, desde la época medieval hasta el periodo renacentista.
  • Padrao do Salado. Se trata de un monumento histórico y único en el país, erigido para conmemorar la batalla de salado. Esta construcción, declarada Monumento Nacional desde el año 1956, de estilo gótico representa un templete de planta cuadrada en cuyo interior alberga una cruz traída desde Normandía.
  • Palacio Vila Flor. Edificado en el siglo XVIII, en sus fachadas destacan las estatuas de granito de los primeros reyes de Portugal.

No podemos marcharnos de Guimarães sin subirnos al antiguo teleférico que nos llevará, tras un agradable recorrido de 1.700 metros, a la Montaña da Peña, de unos 617 m. de altitud, desde donde se puede disfrutar de unas impresionantes vistas sobre la ciudad, además de poder gozar de un día al aire libre con la familia, puesto que dispone de infraestructuras e instalaciones como senderos, un área de descanso para poder comer, mini golf, restaurantes, cafeterías, etc. Y tras este ajetreado día dedicado a conocer esta histórica ciudad nos merecemos un buen descanso. Para ello nada mejor que alojarnos en uno de los acogedores hoteles de la zona, los cuales cuentan con mucho equipamiento, lo cual los hace muy apetecibles para los visitantes. Sin embargo, hay alguno que destaca en especial por su piscina y es que la cubierta de esta la hace muy apetecible, incluso en invierno. Es por ello por lo que Cupoola nace con la intención de ofrecer soluciones de cubrimientos a todas aquellas empresas o particulares que deseen cubrir sus piscinas para sacarles el máximo rendimiento.

Braga, a un paso de Guimarães

A unos escasos 25 km. de Guimarães se encuentra la histórica ciudad de Braga, considerada como el centro religioso de Portugal. En Braga podemos visitar la Sé o la Catedral de Santa María, construida en el siglo XI, está considerada la más antigua del país, así como el Santuario del Bom Jesus del Monte, del siglo XIII, con su famosa escalinata barroca.