Viajing.

El detective infiltrado durante un viaje

16 Marzo, 2016
El detective infiltrado durante un viaje

El dicho ese de que “no hay que fiarse de tu padre” cobra en estos tiempos más razón que nunca. De ahí que sean muchas las empresas que querían controlar a sus empleados. Las razones pueden ser de peso, bien por asuntos de fugas de información o de identificación y mitigación de fraudes. Empresas como Castellana Detectives son expertas en estas lides, y trabajan en muchos sectores.

Uno de los casos más llamativos es el detective compañero, o lo que es lo mismo, realizar un viaje por trabajo, y que la empresa te diga que vas a ir junto a otro compañero. Como es lógico, se trata de un detective colocado como gancho para enterarse de la forma de actuar que tiene ese trabajador.

A través de esta infiltración se pueden lograr muchos datos. Por ejemplo conocer con detalle toda la información sobre ese trabajador. Su situación personal, social, laboral, económica, etc. Conocer si trabaja para la competencia o incluso si intenta averiguar los que pretende dar para adelantarse a ella.

Una de las utilizaciones más claras es para controlar las bajas. En este caso, para saber si nuestro empleado realmente está tan malo como nos dice, o directamente se está riendo de nosotros. Y no hay que preocuparse porque la ley nos da la razón: Los detectives privados pueden ser contratados por los empresarios para que lleven a cabo investigaciones relacionadas con sus trabajadores. Eso sí, se debe formalizar por escrito («contrato de servicio de investigación privada») debiendo constar en dicho contrato el interés legítimo acreditado del empresario solicitante.

shutterstock_364002725reducida

Conocer a la competencia

Pero no solo el detective puede enterarse de lo que hace nuestro trabajador sino también de lo que hace la competencia. Imagínate que es un congreso o un curso de trabajo, pues nuestro gancho podrá conocer también la forma de trabajar de la competencia más directa. También se intenta adelantar a las posibles amenazas que pueden afectar gravemente a la organización empresarial y también a las oportunidades de negocio para ser el primero y liderarlas.

Se puede pensar, porque siempre ha sido así, que este tipo de investigaciones estaban acaparadas por las grandes empresas, pero actualmente la pequeña y mediana empresa ha despertado de su letargo, en gran medida por la famosa crisis, y ha irrumpido con fuerza en este ámbito para aprovecharse de estas técnicas.

El gerente, el director o el ejecutivo se han dado cuenta de que es un terrible error tomar una decisión estratégica que afecta a toda la organización basada en la intuición, como se hacía antes, sino que es necesaria tomarla en base a datos contrastados e información fiable. Por eso, hay que tener todos los datos sobre la mesa.

Pero claro las cosas se hacen bien, porque en España estamos acostumbrados a ser los chapuzas número 1. Por eso, para realizar investigación o inteligencia en el ámbito privado, son los detectives privados los únicos habilitados por el gobierno español para llevar a cabo este trabajo de forma legal. Por eso si quieres ponerte en manos de profesionales lo mejor es que consultes por ejemplo a Castellana Detectives, está claro que la opción es buena para recuperar terreno en el mercado.