Viajing.

Una fantástica escapada a Lleida

25 junio, 2020
Una fantástica escapada a Lleida

Hay lugares mágicos dentro de nuestra Península Ibérica que siempre nos asombrarán gratamente, por supuesto, y eso fue lo que nos pasó a mi pareja y a mí. Decidimos realizar una escapada a una provincia para nosotros totalmente desconocida, pues ninguno de los dos habíamos tenido ocasión de visitarla, ni teníamos referencias por nuestros allegados. Estoy hablando de Lleida, un lugar donde intentamos compaginar disfrute y descanso, naturaleza y cultura, y desde luego que lo conseguimos, fue fantástico, nunca pensé que esta provincia tuviese tanto que enseñar y ofrecer a la gente que la visita.

En concreto, nuestra primera parada fue naturaleza en estado puro, puesto que alquilamos un bungaló en el Camping Boneta. Como nos ocurría con el resto de la provincia, este lugar tampoco lo concíamos, pero los habitantes nos hablaron muy bien de esta instalación situada en la Vall de Boí, al pie de los Pirineos, un lugar privilegiado para practicar todo tipo de deportes al aire libre como deportes náuticos, parapente, rafting, hípica, descenso de barrancos, pesca, bicicleta de montaña, esquí alpino y de montaña, etc.

A continuación, nuestra segunda parada pasaba por conocer los monumentos más importantes y representativos de la capital de la provincia, y así fue como visitamos:

  • Conjunto Monumental de La Seu Vella y Castillo del Rey. La Seu Vella o antigua Catedral, también conocida como el Castillo de Lleida, está situada en lo alto de la Colina de la Seu Vella (Turó de la Seu Vella en catalán) donde se asentaba también la población más noble de la ciudad y donde también se encontraba el Castillo del Rey, conocido como La Suda y las murallas de la ciudad. Todo este conjunto monumental es el principal monumento y el distintivo más representativo de la ciudad. La construcción de estilo gótico se inició en el año 1203 y fue consagrada al culto en 1278, prolongándose las obras durante más de dos siglos hasta su terminación en el año 1431 con el remate del campanario. En 1749 dejó de cumplir su función como Catedral para pasar a albergar un cuartel militar, función que seguiría desempeñando hasta el año 1948. Actualmente este conjunto forma parte de la Ruta de 1714 de la Guerra de Sucesión Española.
  • La Catedral Nueva. Construida entre 1761 y 1781, de estilo barroco está dedicada a la Virgen de Monserrat, La Moreneta y a la Virgen del Blau, del morado.
  • El Castillo Templario de Gardeny. Construido en la mitad del siglo XII por la Orden de los Templarios fue una impresionante fortaleza. Actualmente forma parte de la Ruta Templaria Domus Templi, junto con otros castillos como el de Peñíscola, Tortosa, Miravet y Monzón.
  • La Cuirassa o el barrio de la Judería. Se calcula que a mediados del siglo XIV vivían en Lleida unos 500 judíos, por lo que fue una de las comunidades judías más importantes de la Corona de Aragón. En las excavaciones arqueológicas se han documentado como uno de los hallazgos más antiguos un silo excavado en roca del siglo XI.
  • Las Curtidurias. Restos de obradores donde se curtía y trabajaba la piel. Considerados los más antiguos de España y los mejor conservados, pues todavía se conserva la antigua mina de agua que los surtía, la canalización que se utilizaba en la Edad Media y su curso, actualmente restablecido para ofrecer al visitante una mejor idea de cómo se trabajaba en aquella época.
  • Palacio de la Paeria. Es la sede actual del Ayuntamiento de Lleida y la obra más representativa de la arquitectura civil románica.
  • La ciudad modernista. Lleida tiene excelentes construcciones de carácter modernista que le dan esplendor a la ciudad, entre estas destacan obras tan excelentes como la Casa Morera o de La Lira construida en 1922, el Teatro Municipal del Escorxador, la Casa Melcior de doble fachada y en la que destacan sus vidrieras, los azulejos, etc., la Casa Magí Llorens, la Casa Xam-mar, la Casa Baró o les Cases de Balasch, entre otras.

La importancia de la gastronomía de Lleida

No podemos irnos de esta encantadora ciudad sin probar su exquisita gastronomía, en la que juega un papel importante los productos de la tierra con denominación de origen como sus peras, su aceite de oliva Les Garrigues o el vino Costers del Segre, para elaborar y degustar platos tan representativos como:

  • Los caracoles a la llauna o cargols a la llauna. Desde el año 1980 se celebra la Fiesta de Interés Turístico Nacional Aplec del Caragol o reunión del caracol.
  • Fricandó de vedella amb bolets y orellanes. El fricandó es un guiso tradicional de la zona unido a las famosas setas de la comarca leridana.
  • Escalivada con bacalao.
  • Los Panadones. Empanadas saladas con relleno de verduras típicas de Semana Santa.