Viajing.

Oleoturismo

25 febrero, 2020
Oleoturismo

Atrás quedaron las vacaciones de sol y playa, ahora lo que la gente busca es hacer actividades, aprender cosas nuevas y tener experiencias diferentes, de ahí que los viajes organizados y llenos de actividades estén triunfando cada día más. El enoturismo empezó a calar hondo ya el año pasado, algo que se veía venir, pero ahora es el oleoturismo es que parece que está empezando a pegar fuerte tanto entre la juventud como entre las parejas más maduras que deciden hacer una escapada. Lógicamente, entre las familias aún no ha calado demasiado, pero estas tampoco eligen playa y cóctel al sol, sino actividades de aventura y turismo rural.

El oleoturismo no es, no más ni menos, que aprender durante un viaje lo que es la fabricación del aceite en toda su magnitud, por eso se organizan visitas a los campos de cultivo de aceituna, visitas a fábricas productoras de aceite y, por supuesto, catas.

Jaén es una de las ciudades donde más se está estilando esta nueva moda, aunque es lógico si pensamos que es una de las provincias con más campos de aceituna del país, de hecho, el Centro de Interpretación Olivar y Aceite de la provincia son los primeros que ya han ampliado sus talleres de cata debido a la alta demanda que está habiendo, tanto por parte de particulaes como de asociaciones y agencias.

Los mejores planes

El diario El País, en su especial “el viajero” publicó hace unos meses un artículo completo hablando sobre los mejores planes de oleoturismo que podemos hacer en España en la actualidad.

Y es que nuestro país cuenta con casi 340 millones de olivos, lo que nos convierte en uno de los países productores más importantes del mundo. Nuestro oro líquido se distribuye en países como Francia, Inglaterra, China o Estados Unidos, y cuando los turistas vienen a visitarnos, no es de extrañar que quieran saber cómo lo fabricamos.

Olivares de Jaén

 La provincia de Jaén cuenta con 586.000 hectáreas cultivadas, lo que no solo trae beneficios por el AVOE (aceite de oliva virgen extra) sino porque la Diputación ha sabido cómo sacarle partido a esta nueva moda turística creando la marca Oletour Jaén, una guía de almazaras, restaurantes, cortijos, spas, museos, alojamientos y rutas como la Vía Verde del Aceite para atraer aún  más tanto al turismo nacional como al internacional.

“El oleoturismo se ha convertido en la segunda cosecha del olivar”, señala José Antonio Jiménez, gerente de Oleícola San Francisco en Begíjar, la primera almazara turística en Andalucía.

Entre las actividades que podemos encontrar hay visitas guiadas, experiencias para convertirte en aceitunero durante un día completo, e incluso escapadas a Úbeda y Baeza para conocer la cultura medieval y renacentista de nuestro país al tiempo que visitamos el centro de interpretación Olivar y Aceite ya mencionado, donde podemos visitar las exposiciones que nos explican el proceso de elaboración del aceite  desde la Antigüedad hasta hoy.

En Córdoba, los cortijos

En Montilla (Córdoba), arropado por olivos centenarios, se puede visitar el Molino y Museo del Aceite Juan Colín, un cortijo del siglo XVI donde se muestran aperos y antiguas prensas aceiteras. Cada año se apuntan cerca de 7.000 personas a sus paseos por el olivar, almuerzos y catas (visitas concertadas, desde unos 20 euros). Otra referencia cordobesa es el Museo del Olivar y el Aceite de Baena, que recorre la historia de sus diferentes usos. En Montoro, el hotel rural Molino La Nava, en una almazara del siglo XVIII rodeada de olivares, ofrece nueve habitaciones con nombres de aceituna como Hojiblanca, Arbequina, Cornicabra o Picual, desde 89 euros.

La manzanilla aloreña

La manzanilla aloreña es una de las dos únicas aceitunas de mesa, junto a la oliva de Mallorca, que cuenta con denominación de origen protegida. En su producción participan municipios como Alozaina o Casarabonela, que conserva su entramado urbano de origen morisco y fiestas como Los Rondeles, una procesión que se celebra cada 12 de diciembre en la que los capachos de esparto, utilizados tradicionalmente para prensar las aceitunas, sirven de teas para iluminar las calles. En Ronda, la marca de aceites ecológicos LA Organic inauguró el año pasado su finca de oleoturismo, LA Organic Experience. Organizan visitas guiadas (20 euros; niños gratis) con catas, degustaciones y la opción de alojarse en el cortijo Los Azules, con cuatro habitaciones diseñadas por Philippe Starck (desde 165 euros).

Y al norte, el Olí de Pau

Cataluña tiene cinco denominaciones de origen repartidas entre la Costa Brava, Tarragona y Lleida. En Girona destacan municipios del Alt Empordà como Pau, donde la bodega Empordàlia combina la producción de vino con la del afamado oli de Pau, aceite de oliva virgen extra de variedades argudell y corivell. En este municipio está también el hotel Mas Lazuli, un antiguo convento del siglo XI arropado por 12 hectáreas de viñedos y olivares propios que suministran el vino y el aceite a degustar en el comedor.