Viajing.

Hiroshi Sugimoto, una excusa para visitar España

22 junio, 2016
Hiroshi Sugimoto, una excusa para visitar España

Muchos son los lectores que visitan nuestra web desde otros países para que les sugiramos ideas de viajes pero también para saber más acerca de nuestro país y venir a visitarlo. Y es como dice el candidato del Partido Popular a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, somos un gran país, de ahí que todos los turistas y estudiantes de Erasmus quieran venir. Bueno, bromas aparte, la verdad es que España es un destino muy codiciado por muchas razones, ya sea por su clima, por su gastronomía o por sus paisajes, donde hay desde playas de ensueño hasta grandes ciudades con encanto una estupenda oferta cultural.

De hecho, una lectora nos escribió hace poco por esto último. Nos contaba que ella vivía en Francia con su marido y que había estado en España unos años atrás ya que él se dedicaba a la venta de coches clásicos que exportaba a otros países. Ya se sabe que a Francia llegaron pronto o los automóviles o, por así decirlo, se generalizaron mucho antes que aquí, por lo que sus precios son más bajos y entonces hacen negocio los galos exportándolos al extranjero. Me decía que habían contratado a Transportes Cars el traslado de unos vehículos pero que el comprador prefería pagar en mano en lugar de hacerles una transferencia, por lo que ellos habían visitado también Barcelona en aquella ocasión, pero que tenía muchas ganas de conocer también Madrid y que quería aprovechar la exposición de Hiroshi Sugimoto, el artista favorito de su marido, para convencerle de hacer el viaje desde Estrasburgo hasta aquí, por lo que me pedía datos y recomendaciones.

Pues bien, nosotros creemos que esta es también una buena excusa para acercarse a la capital de España, porque de esta ciudad hay que valorar más que sus monumentos, y su oferta cultural es una de las posibilidades a destacar.

Nacido en Tokio en 1948, Hiroshi Sugimoto se trasladó a Estados Unidos en 1970 para estudiar fotografía. Es un artista multidisciplinar, trabaja con la escultura, la arquitectura, la instalación y la fotografía, campo, este último, en el que está considerado como uno de los más importantes autores de la escena internacional. Su obra se encuentra en colecciones como las del Metropolitan Museum y el Museum of Modern Art de Nueva York, el Smithsonian de Washington o la National Gallery y la Tate Gallery de Londres, así que tenerlo en España es todo un lujo.

La muestra reúne 41 obras de gran formato que permiten recorrer los últimos cuarenta años de trabajo del artista y además anticipan próximas aportaciones, ya que algunas de las series presentadas se encuentran en proceso activo de ejecución.

shutterstock_327883118reducida

Qué más podemos ver en Madrid

Pero una vez que ya estamos en Madrid, podemos aprovechar para conocer rincones especiales de esta ciudad. Yo le recomendaría esta lectora francesa que aprovechase para pasear por el Madrid de los Austrias, por ejemplo. Y es que desde mi punto de vista Madrid no se caracteriza especialmente por tener grandes monumentos o cosas que ver, como pueden ser la Torre Eiffel, Notre Dame o el Sacre Coeur en París, sino que su encanto reside en su ambiente, en sus barrios y en su gente. Es una urbe donde hay terrazas abiertas hasta tarde en la zona del Paseo de Rosales, donde podemos visitar también el templo de Debod, o un lugar en el que disfrutar de calles señoriales y amplias por la parte del barrio de Salamanca, que toma el nombre del Marqués que tanto se afanó el dejarlo así.

No obstante, está claro que hay rincones que deberían estar en la lista de cualquier viajero, desde la Puerta del Sol hasta Cibeles, pasando por el Parque del Retiro o por la Plaza Mayor y la Gran Vía. De hecho, os dejo el enlace a uno de los artículos donde os los detallamos si, como esta lectora, queréis aprovechar la exposición de este artista para visitar Madrid.