Escapada a Santa Pola: qué ver y qué hacer

Santa Pola está situada en la provincia de Alicante, a 20 km de la capital alicantina. Se encuentra en el centro de la hermosa Costa Blanca.

Santa Pola es mejor conocida por su industria pesquera y lagos salados, lo cuales son los proveedores de sal para el norte y oeste de Europa.

Además, Santa Pola cuenta con 15 kilómetros de costa, y un puerto deportivo que merece una visita, para practicar pesca, windsurf, submarinismo, kitesurf, vela…

El clima es muy suave y privilegiado. La ciudad también tiene una interesante selección de monumentos culturales e históricos, como el castillo, y museos.

Como todo esto suena muy bien, en este post te indicaremos qué ver y qué hacer en santa Pola, ¿te vienes?

Cómo moverte

El aeropuerto del Altet en Alicante está muy cercano. También existen conexiones buenas a la autovía y autopista. Puedes llegar también con el trenet que enlaza a Alicante. También puedes moverte en autobús o con esta empresa de taxis.

Las playas

15 kilómetros de costa albergan playas de bandera azul, varias calas y hasta una playa para perros.

El puerto pesquero

 En particular, Santa Pola se encuentra en una bahía con hermosas playas, tiene un puerto pesquero y una pequeña base de puerto deportivo.

En primer lugar, las playas son amplias y bien cuidadas. Luego, también hay pequeñas calas junto a la Playa Levante.

En el puerto se puede tomar un barco a la cercana isla de Tabarca, que cuesta unos 10 €.

El puerto pesquero de Santa Pola es uno de los puertos más grandes de la Costa Blanca. Como resultado, el pescado fresco llega todos los días y es realmente una alegría ver los barcos que acaban de llegar con pescado fresco, y el pescador que está vendiendo su producto directamente desde el barco.

En la actualidad, la industria pesquera no es lo que solía ser, a pesar del declive vale la pena una visita.

La flota sigue siendo muy impresionante y es una fuente muy importante de ingresos y empleo para la región de Alicante.

Un total de 3500 personas están empleadas en la industria pesquera de la ciudad. Hay más de 90 grandes barcos de pesca, por lo que la flota pesquera de Santa Pola es más grande que en cualquier otro lugar de la provincia. Los barcos pescan cerca de la costa de Santa Pola, pero también se dirigen hacia el Atlántico. Estos barcos tienen enormes redes de arrastre y son muy impresionantes de ver.

En los últimos años el número de barcos más pequeños ha aumentado, tienen un tonelaje más pequeño y más tecnología. Esto resulta en más seguridad para las tripulaciones.

Los barcos más pequeños todavía hacen uso del arte de pesca tradicional.

Hay más de 30 especies diferentes que son típicas de la región de Santa Pola. Uno de los famosos es la gamba roja. Los otros peces que se pueden encontrar en la casa de subastas son: atún pequeño, cangrejos, lubina, dorada, salmonetes, sardinas por supuesto, pez espada, rape, caballa, etc.

Existen varios restaurantes en la ciudad que cocinan pescado del día, traído de la lonja directamente. Cabe destacar el pez espada y la dorada, que son exquisitos.

Por unos 3€, también puede optar por una visita guiada, que aborda la relación de Santa Pola con el mar Mediterráneo, en particular su historia pesquera y su papel como uno de los puertos pesqueros ibéricos más importantes de este mar. Consiste en un recorrido por el puerto, los muelles, la casa de subastas y el acuario.

El puerto deportivo

Donde se celebran muchos actos y eventos de deportes náuticos. Además, podrás practicar actividades como el buceo, kayak, surf, windsurf, parasailing, patines, piraguas, charter o subir en motos acuáticas.

La Casa de Subastas

En concreto, la casa de subastas de Santa Pola es una de las más grandes de la costa mediterránea.

El método de subasta utilizado es de mayor a menor. En los últimos años, los productos locales se promocionan en los restaurantes y supermercados del sur de la Costa Blanca.

En consecuencia, en los restaurantes, utilizan recetas tradicionales, como lubina a la sal, pescado a la parrilla (atún, sardinas, pez espada), pequeños estofados con pescado, mariscos, etc.

Casco Antiguo de Santa Pola

En la parte antigua de Santa Pola se puede ver mucha de la cultura típica española y edificios históricos.

Podrás tomar unas tapas en la plaza de la Constitución, y visitar el barco-museo Esteban González.

Restos arqueológicos romanos

La ciudad ya era conocida durante la época romana. Santa Pola fue el puerto de Elche en la época romana «Portus Illicitanus«, por lo que se puede visitar una villa romana «Casa Romana del Palmeral» restos de una mansión con suelos de mosaico, cerca de la Oficina de Turismo y los restos de una fábrica romana de pescado salado.

Castillo de Santa Pola

Santa Pola tiene una fortaleza y un castillo que fue construido por orden de Felipe II contra piratas y atacantes, la entrada es gratuita.

Durante la visita, podrás ver en Museo del Mar, el patio de armas, el baluarte del Duque de Arcos y la capilla de la Virgen de Loreto.

Para rematar la visita medieval defensiva de la ciudad, es conveniente que veas la Torre del Tamarit (en las Salinas), Torre Escaletes (en la Sierra) y la Torre Atalayola (en el actual faro).

El Faro y el Mirador

 Con espectaculares vistas al mar, al acantilado y a la isla de Tabarca, son una visita conjunta imprescindible.

El Acuario

 Sala con 9 grandes tanques con especies de flora y fauna marítimas de la costa de la ciudad.

Parque de atracciones Santa Pola

Recientemente se ha construido un pequeño parque de atracciones en Santa Pola llamado Pola Park y tiene alrededor de 30 atracciones.

El parque tiene alrededor de 24.000 metros cuadrados y ofrece también muchos restaurantes pequeños en lo que se sirve pizza y kebab.

Se centra en todas las familias y niños entre las edades de 4-12. Las atracciones en el parque de atracciones van desde una montaña rusa hasta  autos de choque, karting, mini golf, quads, carruseles, atracciones, rodeos y muchos más.

 Las Salinas de Santa Pola

Santa Pola tiene un gran lago salado, se encuentra al sur de la ciudad y tiene un tamaño de 2.470 hectáreas.

El lago salado es un parque natural protegido con humedales y marismas. Solía ser un área mucho más grande en la margen izquierda del río Segura. Ahora, debido a la acción del hombre, los lagos salados se dividen en dos áreas de humedales. Estas dos zonas son El Hondo de Elche y Santa Pola.

Los humedales son alimentados por una mezcla de agua dulce subterránea  y agua salada que entra a través del canal que conecta la laguna salada con el mar.

Existe una flora y fauna diversa y características, como los flamencos o las algas marinas.

Santa Pola organiza visitas guiadas gratuitas a este parque, y los visitantes escucharán sobre la relación de Santa Pola con su industria de la sal. Se visitará en Centro de Interpretación del parque natural (CIMAR) y el Museo de la Sal, durante la visita guiada.

Mercado renacentista

Anualmente, hay un mercado renacentista temático alrededor del castillo. El mercado tiene lugar durante el fin de semana de Pascua y dispone para los visitantes varios puestos de comida, talleres de trabajo, tiro con arco, juegos infantiles y mucho más.

Isla de Tabarca

Escápate un día a la isla habitada de Tabarca. Desde el puerto podrás coger un barco de transporte regular, con viaje de ida y vuelta. Si eliges un barco con vistas submarinas, en mitad del viaje podrás bajar a a parte inferior acristalada del barco, y contemplar peces nadando con vosotros, todo un espectáculo. El viaje tarda una media hora.

Una vez en el puerto de Tabarca, tendrás vía libre para irte a la playa, bucear en las calas y ver más peces, dar una vuelta por el pueblo con sus tiendas y monumentos como la iglesia; o hacer una pequeña ruta campestre hasta el faro, con inmejorables vistas a la costa de la península.

No olvides comer caldereta de bogavante o un arroz meloso de pescado y mariscos, una delicia.

Un día inolvidable.

Qué comer y donde

La gastronomía tradicional de Santa Pola está creada entorno al mar. Pecados y mariscos son protagonistas de los diversos platos deliciosos de la ciudad.

No debes irte sin probar: el arroz a banda, el arroz negro, la paella de marisco, el “arrós i gatet”,  arroz con costra, así como el gazpacho de mero, el blanquillo de rape, la fideuà, arroz con bogavante, el caldero de gallina con patatas y allioli. La caldereta de langosta, el guisado de sepia o  el bollitori.

Las tapas a base de gambas rojas, boquerones, anchoas frescas, sardinas, hueva, mojama, quisquilla, bonito o bacalao, son imprescindibles.

Como postre, debes probar las pastas artesanas, hojaldres de cabello de ángel, coca boba, rollitos y el helado de mantecado o el blanco y negro (café granizado con una bola de mantecado).

Entre los restaurantes y bares mejor valorados de la gastronomía local, podemos destacar: La Matera, Tablao Los Lunares, Café París, Buenísimo, Lugano, Los Curros, Casa Rico, Batiste, Casa del Mar, Rias Baixas, Vintage, Bar la Sal, El Capitán, Casa Coco,  o La Taberna de Lucía.

 Conclusión

 Santa Pola tiene mucho que ver y hacer. Planea tu visita en base a si tienes niños o días disponibles de vacaciones. Sea cual sea, será de seguro un gran viaje que no olvidarás.

Explora más