Viajing.

El turismo rural y la necesidad de un servicio de calidad

23 diciembre, 2019
El turismo rural y la necesidad de un servicio de calidad

El término casa rural u hotel rural, no hace tanto tiempo que lleva utilizándose y ha conseguido tener buen arraigo entre los turistas de las zonas interiores. Esto ha llegado a tal punto, que muchas veces se habla de las casas rurales cuando nos queremos referir a cualquier clase de establecimiento el que pasar por la noche, pero tendrá que encontrarse en una zona rural o próxima a ella.

La calidad se debe notar en todos los aspectos

En el campo de la legislación de los alojamientos rurales,  hay incluso un sistema de categorías para los alojamientos, pues, dependiendo de las instalaciones, equipamientos o servicios de los establecimientos, se valoran una serie de áreas, las cuales pueden ser partiendo de siete áreas que se valoran para las casas rurales o de incluso diez cuando hablamos de las casas rurales o de las pisadas.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de contratar personal para un alojamiento rural?

Muchos establecimientos hoteleros, como nos recuerdan desde Casa Imperial Salamanca, se toman su tiempo a la hora de elegir el personal que eligen para que haga sus labores en el establecimiento. No es algo que tomar a la ligera, pues dependerá de las necesidades que tenga el sitio en cuestión, la tecnología o de la oferta con la que cuenten a nivel de restauración.

Si vamos al caso concreto de los hostales, albergues o de los hoteles rurales, lo principal es ser conscientes del número de plazas y de la oferta de restauración con la que cuente.

En primer lugar, debemos pensar en la entrada y salida de la clientela, por lo que es importante saber cómo se les va a recibir.

Por lo general, las horas cuando se llega acostumbran a ser por las tardes o noches, donde además de la necesaria atención al cliente, hay que pensar en que los profesionales deben proceder a la toma de los datos de la clientela, de cara a rellenar las hojas de registro de los huéspedes que los necesitan para, entre otras cosas, mandarlos a las autoridades policiales.

Esta información puede llegar a ser de gran utilidad en el futuro, pues puede ser una forma para contactar con los clientes a la hora de enviar todo tipo de promociones, ofertas, descuentos o recordatorios para las futuras estancias.  En cuanto a la hora de salida, normalmente es por la mañana o a las 12 del mediodía.

Una vez dicho esto, se puede comprender como no es válido cualquiera para atender todos estos tipos de servicios.

Todo va a depender en algunos casos, de la disponibilidad que tenga el propietario a la hora de trabajar en todas estas funciones. Cuando no pueda con todo, lo mejor es contratar a personal para que lo haga.

Lo más recomendable, eso sí, es comenzar a hacer este trabajo por el propietario, para conocer la labor y poder delegar con conocimiento de causa, además de minimizar los gastos fijos al mes y saber si el negocio puede ser rentable.

Algo también que es un factor a considerar es la contabilidad del negocio, que aunque sea más reducida, tiene que llevarse de la mejor de las maneras. En estos casos, el propietario ahora puede llevarla con facilidad, pues hay muchos programas sencillos de usar y de ser aplicados. Otra fórmula es delegarlos en alguna gestoría, pues normalmente los precios son bastante asequibles.

Otros aspectos importantes que deben conocer los profesionales es por ejemplo el lavado de las sábanas, toallas, o la limpieza de las habitaciones o de la casa.  En ocasiones es bueno contratar a unos profesionales que hagan estas labores para cuando deban entrar o salir los clientes, además de añadir otras funciones como por ejemplo lavar la ropa.

Eso sí, antes de que se procesa a contratar personal, no debemos olvidar que siempre es interesante mirar las posibles ayudas a subvenciones que puedan existir en la comunidad en estos temas, especialmente cuando hablamos del mundo rural.

Como puedes haber visto, los establecimientos de turismo rural son una gran vía a nivel laboral, pero hay que cuidar mucho todos los aspectos para que el servicio sea realmente inmejorable, algo que cada vez es más importante.

No olvidemos que el turismo rural no es el mismo que el de hace quince años, donde casi valía cualquier cosa. Ahora los huéspedes no se conforman con cualquier cosa y eso hace que si un hotel o casa rural se relaja, la competencia va a estar lista para aportar mejores soluciones y los clientes terminarán yéndose a ella antes o después.