Viajing.

Barcelona, una ciudad mágica

7 marzo, 2015
Barcelona, una ciudad mágica

G3401568

Hace muchísimos años que estuve en Barcelona y la verdad es que me enamoré de la ciudad. Vayas en el plan que pretendas ir tienes tu hueco entre sus calles. Si quieres cultura, la tienes, si quieres ver arte, puedes, sea lo que sea lo puedes hacer. A mí, concretamente, me encanto el Parque Güell y el museo de cera, aunque dicen que ahora lo hay mejores pero yo no puedo comparar porque no he visto otro. Además, el Oceanogràfic me pareció una maravilla.

El caso es que quería repetir mi vieja pensando que no iba a poder mejorarlo porque aquella vez me lo pasé de miedo pero quería probar suerte y un amigo me dijo que lo dejara en sus manos. Al principio no lo tenía yo muy claro pero pensé ¡Qué demonios! Si no me lo paso bien me daré el gustazo de estar recordándoselo el resto de su vida así que pase lo que pase puede que merezca la pena.

Nada más llegar fuimos directos al hotel. La verdad es que estaba un poco nerviosa pensando en dónde me habría metido el loco ese pero al final quedé encantada. Fuimos al hotel Bòria, de la cadena Mercer Hoteles, en el centro de la ciudad Condal. La habitación era preciosa y el servicio inmejorable, la verdad es que no pude quejarme. Es como un aparthotel en Barcelona centro donde tienes tu privacidad con las comodidades de un hotel. A veces los hoteles convencionales no pueden ofrecerte esto porque tienden a ser muy impersonales y con Bòria mi amigo acertó de pleno en la Diana. Me encantó.

Por la tarde me llevó a pasear por las ramblas, algo tranquilito para relajarnos de todo el lio de hacer y deshacer maletas y no estuvo nada mal. Cenamos en un buen restaurante y a descansar, que al día siguiente me tenía preparada una buena aventura.

Estuve de nuevo en el Parque Güell, en la casa Batlló, en la Pedrera, en el Oceanogràfic, en los mejores museos, incluido el de cera por supuesto, en el puerto y paseamos de lo lindo alrededor de la Sagrada Familia. La verdad es que organizó un buen viaje y no puedo meterme con él aunque me habría gustado ¡Hasta me llevó a ver cine en 3D en uno de los mejores cines de España! Todo a mi gusto, como él sabe que me gustan las cosas.

Y es que Barcelona es una ciudad para ser vista y disfrutada. No puedes ir con prisas porque cada rincón puede ofrecerte algo diferente y digno de ver aunque a veces el tiempo apremia y si quieres verlo todo tienes que apretar un poso el paso y admirar las cosas un poco menos. Yo hice fotos de absolutamente todo para poder rememorarlo todo cuando me apetezca una vez esté en casa ya que en mi anterior viaje hice muy pocas y eso es algo que echaba en falta.

Ahora le estoy pidiendo que me organice un viaje a Túnez, siempre he querido ir a Túnez, así que espero que le salga igual de bien la verdad.

Deja una respuesta