Viajing.

Viajar con niños, ¿por qué no?

12 enero, 2016

 

 

En agosto del año pasado, tuvimos una boda en Santillana del Mar en la provincia de Cantabria. La verdad es que era una boda de unas personas muy importantes para mi familia y para mi, lo que pasa que no nos hacía nada de gracia ir desde Ciudad Real ( donde vivimos) hasta allí solo para una boda, y entonces decidimos ir a pasar más días allí y aprovechar para hacer turismo. A mis hijos los vestimos con ropa que compramos en reprepol, un mayorista de ropa infantil en el que compramos muy a menudo porque la verdad nos encanta los diseños que tiene para los pequeños, y normalmente acertamos siempre con las tallas, pero cuando no lo hacemos lo cambiamos sin problema. Nos tratan siempre muy bien e incluso nos hacen muchas veces ofertas especiales, ya os digo que casi toda la ropa de mi hijos la compramos ahí. No iba a ser menos esta boda, y qué os voy a decir… !al final fueron muy guapos!.

Como no habíamos estado nunca en Cantabria, planeamos un viaje de varios días, unos antes de la boda, la boda, y otro después para descansar y ya salir de vuelta al día siguiente.

Nosotros intentamos aprovechar cualquier ocasión que tengamos para viajar… no hay nada mejor que conocer sitios nuevos y aprender cosas nuevas. Cuando no teníamos los niños solíamos viajar más, eran aventuras distintas, ahora con los pequeños nos dedicamos a ver cosas pero también a hacer actividades con ellos y que no sea todo ver monumentos, o sitios importantes de las ciudades porque los pobres se acaban cansando. Por eso cerca de Santilla del Mar nos alojamos en un camping donde sabíamos que iban a haber más familias, el camping disponía de piscina, y de un pequeño lago en el cual se hacían muchas actividades dedicadas a los pequeños principalmente. Incluso había servicio de guardería en el que dejarlos unas horas mientras nosotros aprovechábamos para visitar sitios que a ellos no les gustaría ir o se acabarían cansando pronto. Fue todo un acierto coger un camping, además coincidimos con más gente que luego vimos en la boda, que casualmente también tenían niños y pensaron lo mismo que nosotros, y está genial porque los niños se hicieron muy amigos e incluso en la boda estaban todo el tiempo juntos y se lo pasaron genial.

Pensando en los peques, otro consejo que os doy es que tengáis buen repertorio de canciones para el coche, o si disponéis de algo para que puedan ver películas y no se aburran para que no den la tabarra durante el viaje… hay mucha gente que decide viajar con niños durante la noche, para que vayan durmiendo y aprovechar esas horas de tranquilidad que dan cuando están dormiditos, y la verdad es que es muy buena idea, !pero tened mucho cuidado de que la oscuridad de la noche y el silencio dentro del coche no os haga caer también en un sueño profundo! Importante para el copiloto que vaya dando conversación, sigue siendo peligroso aunque pensemos que es lo mejor para viajar con niños.

Con esto de viajar tanto con niños me he dado cuenta que, los hoteles, camping…. Cada vez están más preparados para los niños, ofreciendo actividades, o guardería, o excursiones especiales para ellos… con lo cual no tenemos por qué dejar de hacer las cosas que hacíamos cuando no teníamos niños, lo que pasa que si es cierto que hay que adaptarse a las circunstancias. Los amantes de los viajes entenderán bien a qué me refiero. Con niños cambia mucho todo, pero si lo adaptamos bien y nos adaptamos nosotros, podremos disfrutar de una forma distinta de esa pasión que muchos compartimos que es el viajar. Los niños crecen también viajando, conociendo culturas nuevas, conociendo gente nueva de otros sitios y países… y sin olvidar los idiomas claro está. Ojalá mis padres hubieran viajado tanto conmigo como lo hago yo ahora con mis hijos, porque son felices y se les nota mucho la cantidad de cosas que llegan a aprender por el hecho de viajar. Cuando estábamos de vuelta a Ciudad Real, en el viaje que os estaba contando, ya estábamos pensando dónde ir la próxima vez.

Deja una respuesta