10 situaciones que pueden arruinar el viaje de tus sueños

Viajar es una de las acciones que se encuentra en el top-3 de los españoles. Nos gusta mucho hacerlo. Es cierto que hemos tenido un cambio de mentalidad y, sobre todo, de economía. Hace años nadie pensaba que se podían hacer los viajes que actualmente hacemos. Eso de irse al Caribe era solo para la Luna de Miel. Eso de irse a lugares lejanos como Australia o Japón eran quimeras que solo entraban en nuestras apuestas si nos tocaba la Lotería Primitiva.

Sin embargo, en los últimos años la mentalidad ha cambiado. Yo recuerdo que mis abuelos lo más lejos que viajaron fue a Santander, para poder ver el mar. Y lo hicieron desde Valladolid. Mis padres es cierto que han visitado más lugares como Grecia, Francia o Reino Unido, pero en este caso era porque mi padre era comercial y tenía que hacer estos viajes y se llevaba a la familia. Cosas que ahora no podemos ver. Y es que ahora lo de viajar está a la orden del día. Por ejemplo, una persona puede viajar en el mismo día a Londres. Ir y volver. Dormir en Madrid, hacer negocios en Londres y volver a dormir en la capital de España. Esto se ha logrado gracias a los avances.

Ahora somos muchos los que planeamos viajes para un fin de semana, para unas vacaciones de verano o incluso para una despedida de soltero o de soltera con muchos kilómetros de distancia. Sirva como ejemplo que unos amigos míos han realizado la despedida en el Caribe. Sí, como lo oyes. Ahora bien, tenemos que ser conscientes de que viajar es una cosa maravillosa, pero que en cualquier momento un viaje se puede ir al traste. Son muchas las anécdotas que nos pueden pasar y arruinar el viaje. Por eso, hoy os queremos contar las diez situaciones que pueden arruinar el viaje de nuestros sueños.  No quiero ser gafe, simplemente lo que pretendo ser es avisador. Ojalá no nos pase nunca, pero para que no nos pase, en algunas cuestiones hay que poner medidas.

Problemas con el transporte: retrasos, cancelaciones de vuelos o pérdida de equipaje.

Es uno de los principales problemas que nos podemos encontrar. Es cierto que son aspectos que no dependen de nosotros. Aunque en algunos casos podemos poner medidas. No es la primera vez que perdemos un vuelo o un tren porque no encontramos sitio para aparcar. Pues bien, esto se puede solucionar si estamos precavido. Es tan fácil como usar un buscador especializado que compara los parking cerca del aeropuerto, que te permitirá utilizar tu propio vehículo sin problemas de saber dónde aparcarlo, algo que se puede hacer desde TuParking, que como nos indican ir al aeropuerto puede llegar a ser una tarea tediosa, no solo por los retrasos que puede sufrir el transporte público, sino porque en muchas ocasiones es necesario ir con tu coche propio

Enfermedad o lesión que te impida disfrutar plenamente del viaje.

En esto está claro que no podemos hacer nada, así que la recomendación que podemos hacer es que nos cuidemos los días previos. Nada de excesos y así evitaremos ponernos en esta situación.

Problemas de alojamiento, como reservas canceladas o habitaciones no satisfactorias.

Otra de las mayores complicaciones, para esto es lógico estar bien asesorado y saber dónde nos vamos a alojar. Internet hará de chivato en este caso.

Desastres naturales, como huracanes, terremotos o tsunamis.

Sé que me estoy poniendo en lo peor, pero cuando viajamos a países que son propensos a este tipo de desastres naturales, tenemos que estar preparado para todo.

Robo o pérdida de pertenencias importantes, como pasaportes, dinero o dispositivos electrónicos.

Es algo que ahora mismo se da con bastante frecuencia, y es que a más de una persona se le ha arruinado su viaje de ensueño porque en el aeropuerto le robaron la maleta o toda la documentación. Mucho ojo ante esto.

Conflictos políticos o sociales en el destino del viaje.

De repente estamos en un país que sufre un atentando o simplemente vive situaciones convulsas. Un ejemplo, hace poco viaje a Argentina y me pillaron las elecciones. No os podéis hacer una idea del caos que era el país.

Problemas con la alimentación, como intoxicaciones alimentarias.

Otro de los problemas con los que nos vamos a encontrar. Mucho ojo con el agua de otros países.

Mal tiempo, que pueda arruinar los planes al aire libre..

Y si vamos a países donde tienen climas diferentes pues tenemos más papeletas de que nos ocurre algo.

Problemas de comunicación, como barreras idiomáticas o dificultades para comunicarse con los locales.

Desacuerdos o conflictos con los compañeros de viaje.

Mucho ojo con las personas que elegimos para hacer los viajes. La solución para esto, viajar solo.

Explora más

MÁS POPULAR

Aprende idiomas viajando

Hace poco me encontré con una oferta de trabajo en internet en la que solicitaban un periodista para cubrir un

Viajes de luna de miel

La luna de miel suele suponer para la mayoría de personas un viaje destacado en los numerosos destinos que conocerá

Comparte