Viajing.

Alojamientos rurales de lujo

29 agosto, 2017
Alojamientos rurales de lujo

¿A quién no le gusta darse un lujazo de vez en cuando? Lógicamente no todos podemos ir a resorts de lujo en Tailandia y disfrutar de esas piscinas infinitas justo delante del inicio de una selva frondosa, pero hay ciertos toques de lujo que se incluyen cada vez más dentro de los establecimientos hosteleros de gama media que hacen que la estancia se convierta en algo mucho más chic de lo que uno espera.

Hoy en día incluso el que va de camping puede optar a ese lujo con los llamados “glampings”, y lo más gracioso es que casi tienen más éxito, tanto ellos como los alojamientos rurales de lujo, que los hoteles cinco estrellas. Parece que la sociedad se ha cansado del lujo de hormigón y asfalto, lo que busca es mimetizarse con la naturaleza sin tener que renunciar a ciertas comodidades que, a veces, ni siquiera tenemos en casa pero sí queremos en vacaciones.

De este modo encontramos alojamientos rústicos tradicionales y alojamientos rústicos de gran standing y, en estos últimos, se aúnan los beneficios de pasar una temporada en la sierra, rodeado de naturaleza, con las ventajas de dormir en un hotel de cinco estrellas.

Llegados a este punto, cientos de empresarios que ya ofrecían alojamientos rurales a turistas, se han embarcado en una especie de reforma global para convertir dichos alojamientos en establecimientos hosteleros de lujo, y creedme si os digo que no es mala idea.

Creando un alojamiento rural de lujo

Para empezad tenéis que olvidad la idea de la típica casa en la montaña, aislada y sin nada alrededor porque, en estos casos, lo que suele estar aislado en medio de la naturaleza es un complejo de viviendas turísticas que, separadas por pocos metros o por muchos, forman un establecimiento hostelero de lujo. Así, en Cazorla, en la Sierra de Madrid, en Asturias o en cualquier otro lugar con cierta tradición para este tipo de turismo, las típicas casas rurales se transforman en auténticas maravillas que intentan no romper la estética paisajística… más o menos, y digo esto último porque cualquier alojamiento de lujo que se precie ha de tener zona deportiva y piscina, algo que entronca directamente con el objetivo de vivir en la naturaleza.

Teniendo esto en cuenta debemos saber que para transformar nuestras casitas rurales en alojamientos de lujo debemos mantener la estética de lo antiguo, de lo rústico y de lo rural. Para ello, a pesar de reformar lo que sea necesario, debemos usar materiales acordes a esta estética. En Rusticorum podemos ver todo un catálogo de ellos, desde vigas de madera hasta piedra de sillería e incluso balcones de forja. Es con este tipo de material con el que debemos realizar toda la reforma de modo que, si el baño se quedó antiguo y queremos transformarlo en un pequeño Spa privado para los huéspedes, debemos usar losa de piedra para el suelo, revestimiento de madera para las paredes o baldosas cerámicas de diseño rústico que recuerden a los suelos de antaño.

Ahora bien, ¿cómo podemos integrar una zona deportiva sin cargarnos el paisaje? En este sentido Niberma es la empresa indicada, gracias a sus pavimentos de resina epoxi es capaz de construir e instalar cualquier tipo de pista deportiva (pádel, baloncesto, atletismo, tenis, etc.) e integrarla en el paisaje rural de forma asombrosa, utilizando los colores más predominantes y cubriendo el área exterior de vegetación autóctona.

Los Mejores Alojamientos Rurales

Los alojamientos rurales de lujo se encuentran repartidos por todo el planeta y hoy nosotros os traemos los más asombrosos.

Casa Josephine: en la localidad de Sorzano, La Rioja. Se trata de una antigua casa familiar del siglo XIX con capacidad para 12 personas en cinco habitaciones decoradas al estilo provenzal. Lo curioso de esta casa rural es que cuenta con tienda online de antigüedades, un estudio de decoración, una escuela de verano y hasta con bodega propia.

Villa Corneluis: una propiedad de estilo toscano ubicada en Toledo, a diez kilómetros de Talavera. Cuenta con 450 metros cuadrados distribuidos en seis habitaciones dobles con baño privado y televisión, piscina, barbacoa y mucho más.

Entregredos: con capacidad para 16 personas en cinco habitaciones y una superficie de 440 metros cuadrados es una de las más tecnológicas de la lista, pues cuenta con sistema domótico de televisión, piscina, jacuzzi y barbacoa.

Casa de Mi Abuela: en Piedrahita, Ávila. Un acogedor espacio de dos plazas dividido en dos ambientes. Un lujo al alcance de tu mano desde 220 euros por todo un fin de semana.

Les Cordeliers du Comtal: en Azille, la región francesa de Languedoc-Rousillon. Una propiedad campestre que destaca pos su historia y su cercanía a Carcasonne.

Casa Eugenio: un catillo remodelado en Citores de Páramo, a treinta kilómetros de Burgos. Con capacidad para 6 personas y jardín con barbacoa.